Puertollano, "a la cabeza y puntera" en economía circular en Europa

INIA Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria

15/09/17
Resumen

Inaugurada la biorrefinería Clamber en Puertollano, utilizada en el ámbito industrial y de la investigación.

Contenido

La biorrefinería Clamber se ha inaugurado ya en Puertollano, un proyecto "único" en España y uno de los "más importantes" a nivel mundial. Así lo ha señalado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien ha afirmado que la iniciativa nace con "encargo, tarea y viabilidad". En ella, las empresas biotecnológicas podrán realizar pruebas de escalado de nuevos procesos y productos antes de su desarrollo industrial.

El presidente ha explicado que Clamber "no sólo tendrá uso para la investigación", sino que se espera que la planta se convierta en un nuevo polo de desarrollo industrial. Así, se coloca a Puertollano "a la cabeza de una estrategia de fondo y puntera en economía circular a nivel europeo". Con esto, se supondrá un impulso a la competitividad y a la creación de nuevas oportunidades empresariales basadas en la innovación y el ahorro, así como la eficiencia energética. Esto favorecerá también la creación de empleo.

Se trata de un "ejemplo para el continente europeo, que apuesta porque sea útil para el sector privado, pero que sea también sostenible”, ha manifestado Page, refiriéndose tanto al punto de vista medioambiental como al financiero. Este proyecto coincide con la estrategia establecida por la Unión Europea, que va a destinar fondos en proyectos como éste y que el Gobierno de Castilla-La Mancha va a intentar que no se pierda "un sólo euro". La inversión ha sido de un total de 17,5 millones de euros.

Bioplásticos desde la agricultura

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha señalado que uno de los primeros proyectos empresariales que ya gestiona Clamber para estudiar su rentabilidad, tiene que ver con el experimento de la fragmentación orgánica de los residuos sólidos urbanos, procedentes de la agricultura, para generar bioplásticos que, al final, sirven para los “cultivos bajo plástico” en el campo. 

En esta materia, ha destacado como ejemplo de economía circular que un producto procedente del campo acabe sirviendo para producir alimentos en el propio campo. Además, ha avanzado que ésta es una muestra de los proyectos que quieren llevar a cabo las empresas y que se van a desarrollar en la planta Clamber de Puertollano, “a partir de biomasa forestal, ganadera y agrícola”.

Fuente eldiario.es