Concluye el proyecto REFORBIO sobre recuperación de fracción orgánica de residuos como biochar

INIA

13/02/17
Resumen

En diciembre de 2016 tuvo lugar la finalización del proyecto “REFORBIO”, incluido en el programa Retos-Colaboración del Ministerio de Economía y Competitividad, de apoyo a la I+D

Contenido

En diciembre de 2016 tuvo lugar la finalización del proyecto “REFORBIO”, incluido en el programa Retos-Colaboración del Ministerio de Economía y Competitividad, de apoyo a la I+D, concretamente a través del Reto 5 de “Acción sobre el Cambio Climático y Eficiencia en la Utilización de Recursos y Materias Primas”.

Dicho proyecto ha tenido como objetivo la transformación de la fracción orgánica de los residuos urbanos en biochar mediante torrefacción, estudiando los beneficios ambientales y socioeconómicos de su uso como enmienda agrícola y como barrera artificial en el diseño de vertederos.

El Consorcio ha sido liderado por Urbaser, S.A., participando como socios la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas a través del Instituto de Ciencias Agrarias (CSIC-ICA) y la Universidad Politécnica de Madrid a través de la Escuela Técnica Superior de Ingeniero de Minas. El presupuesto financiable del proyecto ha sido de 450.000 euros, de los cuales el Ministerio de Economía y Competitividad ha concedido un equivalente en subvención bruta de 23,2 % para la ejecución de actividades en el periodo comprendido entre los años 2014 y 2016.

El proyecto ha permitido comprobar la dificultad técnica para la preparación de los diferentes tipos de residuos orgánicos definidos para, posteriormente, realizarles el tratamiento térmico previsto mediante torrefacción. En este contexto, los socios de proyecto se centraron en torrefactar el mejor residuo orgánico posible para continuar con la demostración del uso del biochar como capa superficial de suelo.

Desde el punto de vista de la utilización de material torrefactado para la formulación de sustratos para su uso como capa superficial de suelo se ha concluido que es viable técnicamente, pero en el contexto actual del mercado no es viable la producción a gran escala del biochar a partir de la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos debido a los altos costes de fabricación.